NUEVA AÑADA FILLABOA

nueva-añada-fillaboa1

NUEVA AÑADA FILLABOA

Recientemente un pequeño grupo de mujeres tuvimos la oportunidad de catar en las oficinas en Madrid de bodegas Masaveu , la nueva añada de los vinos Fillaboa, uno de los vinos más representativos de la marca, cosechados en uno de los parajes más mágicos de los paisajes gallegos.


nueva-añada-fillaboa2

FILLABOA


 Fillaboa o hija buena, es un lugar mágico en el que el paisaje gallego de viñedos habla de sus vinos. El viejo muro de piedra de 1.600 metros de longitud que rodea la finca histórica guarda en su interior un pazo señorial y una capilla de piedra, son vestigios de este pasado histórico. Los muros encierran también los diferentes pagos que forman las 74 hectáreas de viñedos de albariño, plantados en ondulantes laderas en la frontera natural con Portugal, junto a los ríos Tea y Miño. En sus jardines la brisa del Atlántico mece los árboles centenarios y se mezcla con los aromas de las camelias, hortensias y magnolios. 
Fillaboa es la única bodega de Galicia integrada en Grandes Pagos de España, asociación que se dedica a promover los vinos españoles de alta calidad vinculados a la singularidad del terruño del pago donde nace. La riqueza de los suelos junto al lluvioso clima atlántico y las temperaturas suaves por la cercanía al mar, hacen de Fillaboa un lugar privilegiado para el cultivo de la variedad autóctona: el albariño. De grano menudo ligeramente ovalado, racimo pequeño y sabor dulce, la uva Albariño produce vinos blancos de gran calidad, reconocidos en todo el mundo por sus brillantes aromas florales y afrutados, su adecuada acidez y un sabor fresco y suave. La vendimia, que se realiza de forma manual, es un trabajo delicado y meticuloso que trabaja cada parcela por separado, llegando a la bodega en cajas de 12 kilos, donde una parte de la uva se descarga directamente en la prensa neumática para su prensado directo. 

nueva-añada-fillaboa3

LOS VINOS

Fillaboa 2017, procede de un viñedo de 74 hectáreas asentado en ondulantes laderas que linda, en su parte sur, con los ríos Tea y Miño, frontera natural con Portugal. La textura del suelo es franco-arenosa con canto rodado y la edad del viñedo oscila entre 13 y 25 años. La cosecha 2017 fue más seca que la del año anterior, la primavera llegó temprano y la planta empezó su brotación a principios de abril, el crecimiento se vio favorecido por la temperatura y la escasez de lluvia. En verano, una sequía impropia de esta zona desencadenó un adelanto de la maduración. La vendimia comenzó el 30 de agosto, algo inusual en la zona. La elaboración de Fillaboa 2017 tiene como base fundamental en potenciar los aromas primarios de la uva albariño junto con la singularidad del“terroir”, dando como resultado vinos blancos armoniosos y con buena estructura. Fermenta en acero inoxidable a baja temperatura, se conservan los vinos ya hechos sobre las lías finas, y se mantienen así en rama hasta el embotellado. Fillaboa 2017 un vino fresco, con aromas tropicales, muy marcado a la primera toma olfativa el aroma de piña, al paladar un vino suave, que entra con facilidad y en el que se siguen notando el gusto a frutas tropicales.


nueva-añada-fillaboa4

Fillaboa Selección Finca Monte Alto 2016, un albariño que procede de una las parcelas más emblemáticas de Fillaboa. Monte Alto es una elevación de unos 150 m sobre el nivel del mar con 6,7 Has, de las cuales sólo se elaboran unas 10.000 botellas, dependiendo de las añadas; de esta añada en concreto se han elaborado 6.443 botellas. El viñedo tiene unos 28 años, está conducido en espaldera y el suelo es de textura franco arenosa, con abundancia de canto rodado por su proximidad al río Miño. Un vino con aromas difícil de identificar, pero a la vez con mucha personalidad, un vino que puede maridar perfectamente tanto con carnes tiernas, asados, como pescados.

nueva-añada-fillaboa5

SIDRA DE HIELO


Por último nuestra cata culminó con una de las joyas de la corona de las bodegas Masaveu, la sidra de hielo, elaborada con 20 manzanas en Asturias, de hay su nombre, manzanas autóctonas que proceden en su totalidad de los manzanos del Llagar, no tiene nada  que ver con las sidras que nosotros conocemos.

La elaboración de la sidra de hielo es muy peculiar: Las manzanas son escogidas a mano, recogidas en cajas, lavadas y examinadas por segunda vez en mesa de selección. Una vez seleccionadas, se trituran y se prensan, y el mosto obtenido se decanta en depósitos de acero inoxidable mediante aplicación de frío. Una vez clarificado se procede a su congelación, recreando en el llagar los efectos de las heladas, y concentrando de esta manera los azúcares de la manzana de forma natural. Tras el proceso de separación del mosto y del hielo el resultado fermente durante 10 meses a 10ºC.

De la sidra de hielo solo se obtienen 16.000 botellas al año, aparentemente a simple vista tiene un color dorado envejecido y pudiera dar al engaño, creyendo que es un brandy o un vino dulce.

En boca una combinación entre ácido y dulce y un aroma a paté de campagne, por eso la sidra de hielo es perfecta para maridar con patés, foie y si queremos maridar con postres la tarta tatín de manzana sería el postre ideal.



No soy sumiller, pero se apreciar un buen vino cuando lo pruebo


Besazos

Sofía

2 comentarios :

  1. Que visita mas interesante y la cata, todo un privilegio, un beset

    ResponderEliminar
  2. Que entrada mas interesante!!besos

    ResponderEliminar

Tus comentarios siempre son importantes para mi y hacen crecer este pequeño espacio que con tus palabras lo hacen grande

Quizás también te interese: